Neuromarketing y el Big Data – Fernando Álvarez Díaz de Ceiro

Fernando tiene dos pasiones, el neuromarketing y el Big Data. Aunque sus primeros estudios fueron la carrera de Derecho, antes de finalizarla ya sabía que su verdadero interés estaba en el sector de las ventas y a partir de allí, el paso al marketing era inevitable.

Sin embargo, Fernando no se quedó en este punto, dio un paso más en su intento de comprender cómo los clientes toman las decisiones de compra y comenzó a interesarse sobre el neuromarketing. El fruto de sus indagaciones es su libro “La música del marketing”, donde analiza el poder emocional que despiertan los sentidos en los clientes.

El interés de nuestro entrevistado por la audiencia no se queda allí y se une a su labor profesional. En su empresa, Network Outsight, Fernando aplica la sociología al Big Data para poder interpretar y comprender estos datos masivos y, de esta forma, ayudar a sus clientes a crecer e innovar en su negocio.

Eres licenciado en derecho, ¿cómo acabaste en el mundo del marketing? ¿Y en el neuromarketing?

Ya había elegido voluntariamente ser vendedor antes de acabar Derecho y de ahí fui formándome en el Marketing relacionado con ventas. De esta formación continua surgió el descubrimiento del neuromarketing, que me enganchó desde el primer momento.

Más tarde, y fruto de la investigación alrededor del neuromarketing, tuve la suerte de conocer personalmente al profesor Néstor Braidot, un auténtico gurú del neuromarketing mundial; él fue el que escribió el primer capítulo de mi libro. Esto me ayudó a profundizar en el conocimiento de esta ciencia tan apasionante.

He podido también conocer de cerca y en primera persona los trabajos que realiza Neurologyca y a su director, Juan Graña, uno de los mejores profesionales españoles en el mundo del neuromarketing.

 

¿Qué es para ti el neuromarketing? ¿Sobre qué pilares se sustenta?

El prisma del neuromarketing transforma radicalmente la forma de ver las cosas y sobre todo de ver al cliente.

Una vez que tu mente piensa en clave de neuromarketing y empiezas a tener en cuenta siempre cómo toma las decisiones el cliente, todo cambia.Nada es más importante en ventas y marketing que descubrir qué piensa el cliente.

Pero no olvidemos que es una ciencia compleja y con poco tiempo de existencia, en los años 90 se inicia la investigación del cerebro de forma avanzada y actualmente, los avances día a día son enormes. Por eso hay que estar actualizándose de forma permanente e intensiva.

 

Has sido incluido en la lista de los 140 hombres más influyentes de Twitter, ¿qué crees que hay que tener para llegar a recibir un reconocimiento como ese?

En realidad este tipo de reconocimientos son sólo eso, reconocimientos. La realidad del uso útil de las Redes Sociales, según mi punto de vista, dista mucho del uso de las Redes para obtener el reconocimiento de las mismas. Me explico. El reconocimiento real y útil es el que te da tu cliente. Ese es el más difícil de obtener y trabajar. Obtener el reconocimiento de las Redes no es más que fruto de relacionarte con persona influyentes en esos medios.

“Los colores, los sonidos, los olores, los sabores, las texturas y materiales, influyen de forma definitiva en las decisiones de compra que toman los clientes. “Fernando Álvarez Díaz

En tu libro “La música del marketing” hablas del poder emocional que despiertan los sentidos en los consumidores, ¿podrías contarme un poco más en qué consiste dicho poder?

Conocer la influencia de los sentidos en la mente del cliente, sin duda, nos facilita el trato con este. Por eso, la forma de relacionarnos es fundamental para el éxito de nuestra marca o negocio. Ya se va popularizando el uso de la música en tiendas de ropa, los colores según tipo de negocio, los aromas en tiendas de alimentación… Es una realidad que nos invade con un uso científico muy reciente.

 

En esa misma línea, ¿qué otros factores emocionales hay que tener en cuenta cuando planeamos una estrategia?

Lo más importante es tener en cuenta que todas las decisiones son emocionales y las justificamos racionalmente. Es la emoción la que gana a la razón. Siempre.

Hay que conocer cómo decide el cerebro. Hay que conocer cómo se comportan sus distintas partes, la amígdala, el núcleo Acumbens. Conocer el comportamiento del cerebro reptil y su influencia en nuestras vidas.

 

Además de en neuromarketing está especializado en Big Data, ¿qué entendemos por Big Data? ¿Cómo ha evolucionado este concepto en los últimos años?

El BIG DATA no es más que el uso masivo de datos que tenemos a nuestro alcance para conocer el mundo. El uso que hagamos de él ya es otra historia.

Lo más habitual es conocer su uso comercial pero la gran revolución está en el mundo de la medicina. Intentar limitar las posibilidades de uso del Bid Data puede incidir también en el retraso de avances médicos útiles y beneficiosos para la sociedad.

El volumen de almacenamiento de datos está evolucionando más rápidamente que la capacidad de análisis de esos datos. Desde mi empresa, Network Outsight, precisamente volcamos nuestro trabajo e investigación es en el análisis de esos datos masivos.

 

¿Cree que las empresas son conscientes del valor del Big Data? ¿Saben manejarlo?

Las empresas son conscientes de lo importante que es incorporar el Big Data en su estrategia. Pero son muy pocas las que saben qué hacer en este sentido, desde cómo obtener los datos que necesitan, hasta cómo utilizarlos en caso de que los tengan.

Nosotros nos hemos especializado en el análisis sociológico de Big Data, incorporando el conocimiento de la sociología y el comportamiento del cliente a la facilidad de obtener datos analizables a través del Big Data. Antes, esto era impensable

 

¿Cuál cree que será el futuro del Big Data?

El futuro pasa por el tratamiento de los datos. El volumen de datos ya existe, ahora toca interpretarlos deforma eficaz hacia nuestros objetivos, comerciales, médicos, etc.

 

En esa misma línea se encuentra la llamada “transformación digital”, ¿cree que ya ha llegado a las empresas o todavía queda mucho camino para lograrla?

Es rara la empresa que ha incorporado la transformación digital a sus procesos. Todas hablan de la importancia de la transformación digital como si se tratara de un mantra, pero son escasas las que estén llevando a cabo esa transformación.

Hay gran diferencia entre sectores. Por ejemplo el bancario está muy avanzado en cuanto a su digitalización frente al sector seguros que prácticamente no la ha iniciado. Una cosa es hablar de ella y otra llevarla a cabo.